SelcaFondo

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
 
cab asesoramiento medico legal

Incapacidad Laboral

SELCA ofrece un servicio para valorar la existencia de una situación de incapacidad laboral, lo determinante es poner en relación la situación funcional del trabajador, con las exigencias o requerimientos propios de su actividad laboral.

En el plano puramente médico, se trata de valorar, no una enfermedad en abstracto, sino el modo y grado en que afecta a la capacidad funcional del trabajador.

Los Procesos de Incapacidad se inician por aquellos trabajadores que, en mayor o menor medida, han perdido las aptitudes propias para el desempeño de su trabajo. Habitualmente se plantean cuando los plazos que cubre la situación de I.T (Incapacidad Temporal) se van agotando (12 ó 18 meses).

SELCA elabora el informe médico laboral cuyo objeto es determinar cuales son las limitaciones funcionales derivadas del proceso patológico y la correspondiente repercusión sobre el desempeño de su profesión e incluso otras actividades. Siendo este informe vinculante para la defensa en ámbitos judiciales.

Solicitud de información


 

SELCA ofrece un servicio para valorar la existencia de una situación de incapacidad laboral, lo determinante es poner en relación la situación funcional del trabajador, con las exigencias o requerimientos propios de su actividad laboral.

En el plano puramente médico, se trata de valorar, no una enfermedad en abstracto, sino el modo y grado en que afecta a la capacidad funcional del trabajador.

Los Procesos de Incapacidad se inician por aquellos trabajadores que, en mayor o menor medida, han perdido las aptitudes propias para el desempeño de su trabajo. Habitualmente se plantean cuando los plazos que cubre la situación de I.T (Incapacidad Temporal) se van agotando (12 ó 18 meses).
 
El proceso para el reconocimiento de prestaciones por I.P. (Incapacidad Permanente ) se puede instar, principalmente, por el propio trabajador, si considera que las limitaciones que le ocasionan sus patologías tienden a la cronificación y le impiden el desempeño del trabajo, o por el Instituto Nacional de la Seguridad Social ( INSS ) cuando se agotan los plazos que cubren la situación de I.T. En uno u otro caso el tribunal médico del INSS procede a valorar al trabajador emitiendo un Dictamen Propuesta que le sirve al INSS para denegar o conceder las prestaciones.

En caso de concesión el trabajador pasa a percibir las prestaciones por I.P. conforme al grado reconocido y a la base reguladora que se obtiene en función de las cotizaciones realizadas por el trabajador en los años previos a la solicitud de I.P., existiendo la posibilidad de que dichas prestaciones se puedan revisar por agravación o mejoría.

En caso de denegación el trabajador tiene un plazo de 30 días (no computan ni domingos ni festivos) para interponer Reclamación Previa, es un escrito dirigido al INSS mostrando la oposición a la resolución denegatoria de las prestaciones por I.P.

En el momento que se produzca la denegación de la Reclamación Previa el trabajador tiene 30 días para presentar demanda judicial ante los Juzgados de lo Social. El proceso judicial es largo en el tiempo aunque varía notablemente de unas comunidades a otras y suele completar tanto la primera instancia, ante los Juzgados de lo Social, como la segunda instancia, ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma correspondiente, ya que en caso de estimación de la demanda es el INSS quien recurre y en caso de denegación de la demanda es el trabajador quien lo hace.

Es conveniente preparar con antelación la solicitud de I.P. solicitando informes médicos que acrediten las patologías y limitaciones del trabajador y si dichos informes no fueran suficientes, sería necesario disponer de un Informe Médico-Pericial donde un profesional de la medicina, especialista en valoración del daño corporal, realice una valoración profunda de las limitaciones que las patologías causan en el trabajador. El médico acudiría posteriormente al acto del juicio para ratificar su Informe Médico-Pericial.